Falta para el reencuentro

martes, 2 de julio de 2013

Sigamos con el fútbol

Hola, ¿qué tal estamos?

Vista la polémica suscitada por las fotos de "la principal" y "barça-madrid", vamos a seguir con otra foto de ese mismo partido, también mandada por José Ramón Recacha.


¿Qué?, ¿preparados para el partido? ¿Había mucho pique o qué? (No he dicho Piqué, así que no estéis haciendo cábalas de a quién me refiero). Por la disposición de las porterías y las referencias visuales, el campo de fútbol es el grande, en el que se estuvieron celebrando algunos encuentros del S.C. Uxama, hasta que algún árbitro tuvo que salir por piernas, y el marcador (gran poste de madera de pino, con tablas del mismo material) salió volando por los aires, intentando que aterrizase en la cabeza no sé si del árbitro o de alguno de los linieres. ¡Qué ímpetu! ¡¡Qué pasión!! ¡¡¡Qué bestias!!!

En fin, recuerdo que D. Teodoro nos mandó a estudio (¡si no era todavía la hora!). Lo que ya no recuerdo es si permanecimos en estudio o una vez que se despejó todo el campo y se fue toda la gente, continuamos con nuestro tiempo de asueto. Creo que no, pero hace ya muchos años.

He estado repasando la revista AFAN de marzo de 1973 que me mandó escaneada el rector del Seminario, y he encontrado poco reseñable en la misma para poner aquí. Así que os voy a dejar una foto, de muy mala calidad, por cierto, que viene en la misma. Es de la capilla del Seminario menor, aquella en la que estuvimos hasta 3º, y dónde nos pasamos unas cuántas horas. Alguno se llevó de allí alguna "ostia" que otra, sobre todo de D. Bernardino, aparte de las hostias que nos daban para comulgar.



Hoy, esta capilla está convertida en Museo de la Semana Santa, gestionado por la Cofradía de los Misterios y Santo Entierro de Cristo. En ella se guardan los distintos pasos que salen en las procesiones de Semana Santa, junto con los estandartes, trajes, etc. Las pinturas permanecen en bastante buen estado de conservación y siguen teniendo un color intenso.

En fin, ¡qué tiempos aquellos!

¡Aún tengo pendiente que me contestéis unos cuántos si váis a poder venir o no el día 10 de agosto! No seáis vagos y ¡contestad!.

Un saludo.
José A. Caamaño

19 comentarios:

  1. Cantidad de recuerdos encierra es capilla, por cierto bien bonita. Cantidad de hostias las que nos dieron en ella, como bien dices; unas dulces y otras amargas. De rosarios ni te cuento...
    Ahora que... lo mejor el vino de celebrar y hablo con propiedad “palabra de sacristán”
    Firmado
    El sacristán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuántas horas pasamos en ella...!
      Respecto al vino, yo en esa no lo probé, prácticamente, pero ya en 5º y 6º buenos tragos me "sacristaneé". Algún cura decía que si no nos daba la hermana (la andaluza, que era la encargada de ello) una botella cada semana, que no se notaba lo que le ponía para celebrar. Claro, cómo que me lo guardaba para los sábados, cuando iba a reponer la botella a la cocina. Algún día fui a cenar un poco contento........

      Eliminar
  2. Yo fui uno de los primeros agraciados con un impresionante bofetón de D. Bernardino por hablar durante un rosario , él estuvo escondido en el coro durante el rezo y al finalizar tenia una lista de premiados y me toco la primera , que por cierto no fue la última , sin embargo todavía le recuerdo con afecto y esta experiencia os garantizo que no me traumatizó y me puso en antecedentes para otras ocasiones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomás, era su especialidad. De pronto, si tenías el oído un poco fino, oías un pequeño ruido arriba en el coro, y ya sabías que D. Bernardino acaba de hacer su entrada al puesto de observación. A partir de ese momento, estábamos atentos al rosario, o, por lo menos, no hablábamos, o dejábamos de leer el libro o novela de turno.....
      En fin, ¡cuántos recuerdos! Al verla en el AFAN no he podido resistir la tentación de ponerla, aunque tenga poca calidad....

      Eliminar
    2. Recuerdo en 2º, en las dos horas de estudio por la tarde me dio por fijarme en la espalda del compañero que tenía delante de mí, Julio, y le dije: "Tienes caspa" sin saber que detrás de mí estaban los ojos que todo lo veían. Después de preguntarme qué pasaba me respondió que al que se le iba a caer la caspa de la cara era a mi, y antes de terminar de decirlo...

      Siempre lo recuerdo, y esta es una de las pocas veces que lo he contado. Indudablemente estos no son gratos recuerdos, Sr. Anónimo, y afortunadamente no lo recuerdo todos los días. Hubo alguna más...

      Eliminar
  3. Creo que practicamente todos probamos las "ostias" de D. Bernardino o de D. Teodoro "el oso", pero yo tambien recuerdo, me parece que fué en 4º, en otra capilla más pequeña, por estar riéndonos unos cuantos, unas "ostias" que me dió "El metas", creo q se llama o llamaba D. Bienvenido, y de allí me mando al rector, entonces era el "Cabezón".
    Recuerdo que fuí acojonadito, me querian mandar a casa ..............

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, nuestras clases, en 4º, estaban en la salida al patio, a la izquierda la del B y a la derecha la del A, según salíamos. Pues bien, entrando del patio, y una vez pasadas las clases, salías al pasillo y alli, justo enfrente, estaba la capilla a la que te refieres, dónde D. Bienvenido (el director espiritual y beneficiado de la Catedral) te "zurró la badana".
      La amenaza de D. Félix Cabezón de mandarte a casa era su "especialidad". A mí me hizo la misma "proposición" en 6º, después de Semana Santa, cuando en la solicitud de la beca para el curso siguiente puse como centro a cursar los estudios el Instituto Santa Catalina........

      Eliminar
  4. Don Félix Cabezón era el "lapicero" ???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿D. Félix Cabezón de Noriega el "lapicero"? Pues la verdad, no me suena. Estuvo de Rector durante muchos años. Era natural de un pueblo de Palencia (Barriosuso de Valdavia), aunque creo que vivía en un pueblo de Burgos, que no recuerdo ahora mismo cuál era.
      Era alto, "fuerte" (gordo) y con bastante mala leche....

      Eliminar
  5. ¡Que no, que no, esas neuronas! El "lapicero" era D. Ignacio Regaño Machín...

    ResponderEliminar
  6. Alguno le van patinando un poco las neuronas , os recuerdo que en 4º el rector era mi tío Tomas Romera ( del que heredé el mote ) y lo fue hasta el año 1973, estuvo un tiempo más que yo , por cierto falleció hace seis años en Madrid donde fue catedrático de filosofía en un instituto .
    y Recordando a los ilustres,quien no recuerda las putadas que le hacíamos a D. Benito Abad en las clases de manualidades , el miedo que nos daba D. Matias y los extraordinarios conciertos de Órgano de D. Adalberto Martínez y mañana más

    ResponderEliminar
  7. Tomás, no sabía, pero no pregunté esperando que las sorpresas me las den sin provocarlas. Lo que no recordaba era en qué años había sido rector tu tío.

    ResponderEliminar
  8. Tomás, te cuento:
    Don Matías cuando venía a nuestra clase después de estar con vosotros decía: "He estado con los más cafres que existen, que cafres!... bueno ayer hablábamos de Caesar..." Don Matías a los de mi curso nos tenía enchufados..... sin embargo Don Adalberto Martínez Solaesa era el terror de la lengua y literatura o del boxeo puro y duro.... tan pronto estabas el primero de la fila como el último.... todo un espectáculo. (Por cierto un excelente organista).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, D. Matías estuvo a punto de preparar una picia muy gorda en nuestra clase. ¡Que se lo pregunten a Pedro Ángel Oteo! Un día se cabreó en clase, no recuerdo bien por qué, y cogió el cepillo de limpiar el encerado y dijo algo así como que no le importaba nada cargarse a alguien y señalándole dijo: "A tí" y le lanzó el borrador con fuerza. Menos mal que Pedro Ángel tuvo reflejos y se agachó. El desconchón quedó en la pared para dar fe del asunto...

      Eliminar
  9. Caamaño , así te llamaba, fui muy amigo tuyo, agradezco mucho lo que estas haciendo pero no voy a ir. No son buenos recuerdos, era todo patético, lúgubre y éramos niños. Sale D. .. . En clases de historia te leía historias de la guerra de la independencia del tono; ¿ Es pecqdo matar un francés? . No padre. ¿quíen era Napoleón, El fruto del pecado entre el demonio y una serpiente..... En historia te hacia reír a consta de los franceses y en Latín a costa de los dos desgraciados que les tocaba ese día. ¡¡¡¡¡ a tí había que quemarte, y después mearnos en tus cenizas.. ¡ Cabre¡¡¡ ¡¡¡ abencerraje¡¡¡. una pregunta y quince minutos de insultos y después el siguiente.Yo tengo gravado una escena , creo que de primero. había una alumno epiléptico, y en clase de religión el profesor le mando ponerse en pie para las pertinentes preguntas, ¡¡¡ Como baila ...... jajaja, pero si esta endemoniado, jjaaa, el pobrecito se comió el ataque el solito. Yo? aterrorizado y era un niño.
    Pero lo que a mi más me impresionó fue lo de los torrenos. Haz una encuesta para ver cuantos llegaron a comerse un torreno en ese santo lugar. Cuadraos medio fritos, grasientos, y bastantes revenidos. ¡¡¡¡¡Mi vida por un torrenos. Los pinos de ¨los pinos¨ crecieron a base de los torrenos.

    Hay una leyenda que dice que durante generaciones los exseminaristas estuvieron metiendo torrenos en la mesa situada en el fondo a la izquierda. LLegado el momento en que los morros fueron más finos el volumen de los torrenos introducidos en el único doble fondo de todas las mesas aumento notablemente y el reciclaje biológico fué insuficiente la mesa reventó..¡- No tenemos la Virgen de los Torrenos de pura chiripa. - La cosa acabo con una sanción ejemplar, al curso que ocupaba esa mesa ¨confiscación de estraperlo¡, habitación por habitación nos saquearon las malestas. No termino por situar este suceso en el tiempo, peo tuvo que ser en segundo o tercero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Podrías identificarte? Sabes que todavía tengo pendiente que me contesten si van a venir o no unos cuántos compañeros y tú me estás diciendo que no vas a venir. ¿Puedo saber quién eres? Este fin de semana voy a hacer una batida final entre los que no me han contestado, y, realmente, yo también aprecio mi tiempo, y, si ya me dices que no vendrás, lo anoto y no te llamo para preguntártelo.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Lo de los torreznos no es ninguna leyenda, es historia pura y veraz, que para muchos venía de atrás, para mi empezó cuando nos mandaron bajar al comedor (refectorio para los curas cursis) a deshora con la mesa del fondo y de doble fondo descubierta... ¿Tal vez en 2º?

      Eliminar
    3. Debió ser en 2º, Sixto, pues la requisa de "extraperlo" se preparó en el dormitorio (yo estaba en el San Luis, al lado de Ángel Almazán). En tercero, si no recuerdo mal, compartí habitación con Alberto Blanco; la segunda del pasillo dónde estaba la habitación de D. Bernardino, creo recordar.

      ¡Cómo volaban los chorizos y salchichones que nos iban a requisar! ¿Alguno fue capaz de coger algo de aquella mesa,cuándo nos dijeron que el que reconociese algo que lo cogiese? Creo que sí hubo algún valiente, pero no recuero quién fue. No estaría de más que se identificase y lo comentase.

      Eliminar
    4. Hay muchos detalles que están anclados en lo más profundo de la memoria...y realmente cuesta.

      Eliminar

Gracias por participar. Es de lo que se trata.